¿Qué son los canónigos en Argentina?

3.1/5 - (52 votos)
El cannigo, tambin conocido como ‘hierba de los cannigos’, porque en la Edad Media los monjes lo recogan en los huertos de los monasterios, o ‘hierba de gatos’, ya que su intenso olor atrae a estos felinos, es una planta capaz de sobrevivir a las bajas temperaturas, incluso a las heladas, y de abrirse paso de forma …

Qué son los canónigos en Argentina

El cannigo, también conocido como ‘hierba de los cannigos’, porque en la Edad Media los monjes lo recogían en los huertos de los monasterios, o ‘hierba de gatos’, ya que su intenso olor atrae a estos felinos, es una planta capaz de sobrevivir a las bajas temperaturas, incluso a las heladas, y de abrirse paso de forma silvestre en las laderas de los campos de cereal y en las praderas. De hecho, en inglés se llama ‘hierba de los corderos’ precisamente por ser un brote espontáneo que sirve de alimento al ganado en sus paseos por los campos.

Al tener una hoja tan frágil, hay que tratarlos con delicadeza. Su sabor recuerda ligeramente a la nuez o a la avellana, con un fondo algo picante, aunque amargo si el ejemplar es viejo. Es un bocado suave, aunque ligeramente crujiente y, si está reciente, muy refrescante. Se parece al berro, aunque con hojas más grandes.

Al brotar de forma asilvestrada, durante siglos fue el frugal alimento de muchos campesinos. Se cree que su origen está en Sicilia, aunque la primera noticia de su cultivo aparece en un documento alemán de 1588. Pero no fue hasta entrado el siglo XX cuando se generalizó su aprovechamiento agrícola a favor de las variedades de hojas más grandes y tiernas y, por tanto, más apreciadas por el consumidor.

Se suele cosechar en marzo y abril, pero en años más lluviosos, también pueden recolectarse en otoño e invierno. Con la incorporación de los cultivos en invernadero, puedes tener cannigos en cualquier momento del año.

Qué tener en cuenta al comprarlos

Es raro encontrar cannigos a granel, pero si tienes huerta cerca, corta a mano la raíz y limpia con un chorro de agua fría los ramilletes para eliminar los restos de tierra. A continuación, prepara un recipiente con agua y una gota de lejía para desinfección de bebidas, remoja y aclara abundantemente. Djalos escurrir y ya estarán listos para añadir a tu ensalada o para decorar algún plato. Ahora bien, lo habitual es comprarlos en bolsas y ya lavados y desinfectados. Mira bien que se vean sueltos, brillantes y con cuerpo. Es importante tener en cuenta que tienden a deteriorarse con facilidad, así que guárdalos en el refrigerador y no tardes más de tres o cinco días en consumirlos si quieres disfrutarlos con su textura crujiente. Si ya han empezado a deteriorarse y están blandos, aún puedes darles una segunda oportunidad en tortillas o añadiéndolos en el último momento a una sopa de verduras.

Beneficios para la salud

Los canónigos son una excelente fuente de nutrientes. Son bajos en calorías y ricos en fibra, lo que los convierte en una opción ideal para incluir en dietas de pérdida de peso o para mantener una buena salud intestinal. También son una buena fuente de vitamina C, vitamina K, ácido fólico y hierro.

Además, los canónigos contienen antioxidantes que ayudan a combatir el estrés oxidativo y reducir el riesgo de enfermedades crónicas. También contienen compuestos bioactivos que pueden tener propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas.

Formas de consumir los canónigos

Los canónigos son muy versátiles y se pueden consumir de diversas formas. La forma más común de consumirlos es en ensaladas, ya sea como ingrediente principal o como aderezo. También se pueden agregar a sopas, guisos, revueltos o tortillas.

Otra forma popular de consumir los canónigos es en batidos verdes. Se pueden mezclar con otras frutas y verduras para obtener un batido saludable y refrescante.

Los canónigos también se pueden utilizar como decoración en platos principales o como guarnición en platos de carne o pescado. Su sabor suave y fresco complementa muy bien otros ingredientes.

Receta: Ensalada de canónigos con fresas y nueces

Ingredientes:

  • 200g de canónigos
  • 100g de fresas
  • 50g de nueces
  • Aceite de oliva
  • Vinagre balsámico
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Lava y seca los canónigos y las fresas.
  2. Corta las fresas en rodajas y las nueces en trozos.
  3. En un bol, mezcla los canónigos, las fresas y las nueces.
  4. Añade sal, pimienta, aceite de oliva y vinagre balsámico al gusto.
  5. Mezcla bien todos los ingredientes y sirve la ensalada.

Esta ensalada es refrescante, nutritiva y deliciosa. Los canónigos aportan un sabor suave y fresco, las fresas le dan un toque dulce y las nueces añaden un crujiente delicioso. ¡Disfruta!

Si te preguntas cuales son las verduras canonigos, te sorprenderá saber que los canónigos son en realidad una única verdura. También conocidos como valerianella locusta, los canónigos son una planta de hojas verdes y suaves que se utilizan comúnmente en ensaladas. Su sabor es delicado y ligeramente dulce, lo que los hace muy populares en la cocina mediterránea. Además de ser deliciosos, los canónigos son una excelente fuente de vitaminas y minerales, por lo que son una opción saludable para incluir en tu dieta.

Si te preguntas donde se encuentran los canonigos, debes saber que esta planta es originaria de Europa y Asia occidental. Se caracteriza por crecer en zonas húmedas y sombrías, como bosques y márgenes de ríos. También se puede encontrar en jardines y parques, ya que es una planta muy apreciada por su valor ornamental y su sabor en ensaladas.

Espero que esta información te haya sido útil para entender qué son los canónigos en Argentina. Si tienes alguna otra pregunta o duda, no dudes en dejarnos un comentario. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *