¿Cómo hacer insecticida a base de neem?

3.1/5 - (35 votos)
Tambin debes tener en cuenta que el aceite de neem no se puede aplicar directamente sobre la planta, sino diluido en agua. La forma de mezclarlos para obtener un insecticida natural es la siguiente: Por cada litro de agua, mezcla 5 ml de jabn potsico y 3-5 ml de aceite de neem.

Aceite de neem, el insecticida ecológico

El cuidado de las plantas y la huerta exige una gran dedicación, tanto a nivel físico como de tiempo. Mantener la salud de los vegetales requiere mucha constancia, conocimiento y aplicaciones técnicas correctas, a la par que naturales. En este artículo te contamos cómo puedes aprovechar el aceite de neem como un insecticida totalmente ecológico para cultivar tus productos de forma natural.

¿Qué es el aceite de neem?

El aceite de neem se obtiene a partir del fruto del árbol neem o árbol de la India, cuyo nombre científico es Azadirachta Indica. No obstante, pese a ser originario de la India, se cultiva en muchas zonas del mundo, pues es un árbol perenne de clima tropical. La producción de aceite de neem se realiza aprovechando distintas partes del árbol: semillas, frutos, flores y raíces. Aplicando el tratamiento adecuado, se obtiene un aceite de color ocre, amargo y con un olor que recuerda al del ajo.

Principales usos del aceite de neem

Las múltiples propiedades del aceite de neem lo convierten en un compuesto perfecto para muchos usos diferentes. Destacamos algunos de los más interesantes:

1. Cuidado de las plantas

Una de las características por las que el aceite de neem se suele utilizar para la protección de plantas es por su propiedad hidrófoba. Su capacidad para repeler el agua es muy útil para mantener la protección, ya que no se desprende de las hojas cuando llueve. Además, actúa como repelente de insectos, ahuyentando a pulgones, cochinillas, orugas, moscas blancas, entre otros.

2. Uso medicinal

Al igual que sucede con otros tipos de aceite, el extracto de neem tiene propiedades muy beneficiosas para la salud. Se ha utilizado tradicionalmente en la medicina ayurvédica y se le atribuyen propiedades antivirales, antibacterianas, antifúngicas y antiinflamatorias. Algunos de los usos más comunes del aceite de neem en la medicina incluyen:

– Mejora la circulación de la sangre y la presión arterial.
– Ayuda con los trastornos gastrointestinales y úlceras estomacales.
– Propiedades fungicidas, con especial eficacia en el tratamiento de las infecciones de candidiasis.
– Tiene propiedades cicatrizantes y antisépticas, para tratar psoriasis, sarpullidos, eccemas, acné, picaduras y todo tipo de afecciones dérmicas.

3. Estética

El aceite de neem está presente en diferentes productos capilares, puesto que fortalece su crecimiento y elimina la caspa. También es un gran remedio contra los piojos. Por otro lado, tal y como hemos avanzado, es muy eficiente en el tratamiento del acné juvenil, herpes, puntos negros o arrugas. Además, se utiliza en la fabricación de cosméticos, champús, pastas de dientes o jabones.

4. Repelente anti-picaduras

De la misma forma que actúa como antiplagas en las plantas, el aceite de neem se puede utilizar como repelente de insectos para evitar picaduras, ya que no irrita la piel y mantiene alejados a los mosquitos y arañas.

5. Control de peso

Otra de las cualidades del extracto de neem es su capacidad para regular el metabolismo y controlar el apetito, lo que puede contribuir a la pérdida de peso.

¿Cómo hacer insecticida a base de neem?

Ahora que conoces las propiedades del aceite de neem, es importante saber cómo utilizarlo para hacer un insecticida natural para tus plantas. Antes de comenzar, debes tener en cuenta que el aceite de neem no se puede aplicar directamente sobre la planta, sino diluido en agua. La forma de mezclarlos para obtener un insecticida natural es la siguiente:

1. Por cada litro de agua, mezcla 5 ml de jabón potásico y 3-5 ml de aceite de neem. El jabón potásico actúa como emulsionante, permitiendo que el aceite de neem se mezcle con el agua de forma homogénea.

2. Agita bien la mezcla para asegurarte de que el jabón y el aceite se han mezclado correctamente.

3. Llena un pulverizador con la solución y rocía todas las partes de la planta, incluyendo las hojas, tallos y flores. Asegúrate de cubrir toda la superficie de la planta para una protección completa.

4. Repite la aplicación cada 7-10 días o después de cada lluvia para mantener una protección continua.

Recuerda que es importante aplicar el insecticida natural de neem durante las primeras horas de la mañana o en las últimas horas de la tarde, evitando las horas de máximo sol para evitar quemaduras en las plantas.

Beneficios del insecticida de neem

El insecticida natural a base de neem tiene varios beneficios en comparación con los insecticidas químicos:

– Es ecológico y no daña el medio ambiente ni a los insectos beneficiosos, como las abejas y las mariquitas.
– Es seguro para las personas y las mascotas, ya que no contiene productos químicos tóxicos.
– No deja residuos tóxicos en las plantas ni en los alimentos que se cosechan.
– Es efectivo para repeler y controlar una amplia variedad de plagas, como pulgones, cochinillas, orugas, moscas blancas, trips y ácaros.
– Ayuda a prevenir el desarrollo de resistencia en las plagas, ya que su acción es diferente a la de los insecticidas químicos.
– Es una alternativa sostenible y económica, ya que se puede producir de forma casera y su precio es asequible.

En resumen, el aceite de neem es un insecticida ecológico y versátil que puede utilizarse para proteger las plantas de plagas y enfermedades de forma natural. Su uso en la agricultura ecológica está cada vez más extendido debido a sus múltiples beneficios y a su bajo impacto ambiental. Aprender a utilizar el aceite de neem como insecticida natural es una excelente manera de cuidar nuestras plantas y contribuir a un entorno más sano y equilibrado.

Puedes aprender cómo diluir neem en agua siguiendo los pasos que se describen en este enlace. Diluir el neem en agua es una forma efectiva de utilizar este producto natural como insecticida o fungicida en el jardín. El neem es conocido por sus propiedades pesticidas y antifúngicas, por lo que diluirlo en agua te permitirá rociar las plantas afectadas y combatir las plagas de forma orgánica.

Si estás buscando una forma natural de controlar las plagas en tu jardín, una excelente opción es utilizar aceite de neem como insecticida. El neem es un árbol originario de la India que posee propiedades insecticidas y repelentes. Para preparar el aceite de neem como insecticida, puedes seguir los pasos que se detallan en este enlace. Este producto es seguro para las plantas y no causa daño al medio ambiente, por lo que es una alternativa ideal para combatir los insectos de manera natural.

Espero que esta información sobre cómo hacer insecticida a base de neem te haya sido útil. Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejarlo aquí abajo. ¡Estoy aquí para ayudarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *